martes, 3 de agosto de 2021

El ferrocarril frustrado de Jerez a Algeciras-Gibraltar (II)

El ferrocarril frustrado de Jerez a Algeciras-Gibraltar (II)

  • Estaba previsto que el trazado pasara por las inmediaciones de Arcos, Algar, Tempul, Jimena, Castellar y San Roque

  • En la misma época estaba en estudio el proyecto de ferrocarril que partía de Bobadilla a Algeciras pasando por Ronda

Una locomotora, a su paso por Algeciras.

Una locomotora, a su paso por Algeciras.

Con fecha 6 de agosto de 1879, tras las negociaciones mantenidas con Balignac, D. Andrés Antero Pérez, concesionario del ferrocarril de Cádiz al Campamento (Gibraltar), promovió instancia al Ministerio de Fomento “solicitando, en unión de D. Alejandro Luis Irvine, D. Emilio de Balignac, D. Francisco Guillermo Engelbach y D. Carlos Smith, […] la transferencia […] de la concesión de la dicha línea, con […] todos los derechos y obligaciones a la misma anexos, a favor de los demás solicitantes, transferencia que fue aprobada por Real Orden cuatro días más tarde.

La decisión del Ministerio de Fomento devolvió el interés de la prensa nacional por las noticias relacionadas con el ferrocarril del Campo de Gibraltar: a mediados de septiembre, la Gaceta de los caminos de hierro publicaba que, “según anunciaba un periódico de Gibraltar, […] han debido empezar cerca de Jerez, los trabajos para el ferrocarril que […] terminará por ahora, en Algeciras, desde donde se proyecta un ramal hasta La Línea”; El Imparcial decía que “se espera en Jerez a los ingenieros que han de proceder á los trabajos del ferro-carril de aquella ciudad á Algeciras”; el Diario de Córdoba informaba de que “en el término de dos años y medio estará construido el camino de hierro de Jerez a La Línea y Gibraltar”; La Época daba cuenta de que se calculaba que “dentro de un mes empezarán en grande escala, y en cuatro puntos distintos, los trabajos para la construcción del ferro-carril de Jerez á Algeciras, cuyos fondos facilitará el Crédito Lyonés”.

Un mes más tarde, el diario jerezano El Guadalete dio cumplida información sobre la línea proyectada en una serie de artículos publicados, en primera página, entre los días 4 y 11 de octubre, comentando, extractando y, en su caso, transcribiendo la notable memoria del proyecto, redactada por el Sr. de Balignac, “cuyo último y definitivo trazado […] será sometido, dentro de este mes, al ministerio de Fomento para, una vez obtenida la aprobación, poder comenzar seguidamente las obras.

A mediados de febrero de 1880, el ministro de Fomento presentó a la aprobación de las Cortes un proyecto de ley que autorizara el cambio de trazado del ferrocarril de Cádiz a Campamento, en cuyo preámbulo afirmaba que los nuevos concesionarios del ferrocarril, en la Memoria y plano que acompañan a la instancia, demuestran las ventajas que tanto bajo el punto de vista militar como bajo el punto de vista comercial y económico han de obtenerse con la adopción del nuevo trazado […]. Sobre las primeras ha emitido favorable opinión el Ministerio de la Guerra, fundándose en que la nueva línea atraviesa terrenos de más fácil defensa por su naturaleza; las segundas resultan patentes con solo indicar que el nuevo trazado, penetrando más en el interior de la provincia, servirá mayor número de poblaciones con mayor número de habitantes, y que a la vez podrá beneficiarse y fácilmente transportarse la valiosa riqueza así minera como forestal que existe en la zona correspondiente al trazado solicitado.

La estación de Jerez de la Frontera.La estación de Jerez de la Frontera.

La estación de Jerez de la Frontera. MIGUEL ÁNGEL GONZALEZ

Cinco días más tarde, la Comisión encargada de dar dictamen, mostrándose “en un todo conforme con los motivos expuestos por el Gobierno en el razonado preámbulo que [lo] precede”, acordó someter a la aprobación del Congreso el proyecto de ley propuesto por el ministro de Fomento en los siguientes términos:

Artículo 1º. Se autoriza al Gobierno para que, previa la aprobación del correspondiente proyecto, sustituya el trazado que sirvió de base á la concesión del ferrocarril de Cádiz al Campamento (Gibraltar), por otro trazado que partiendo de la línea de Jerez al Trocadero en las inmediaciones de Jerez, se dirija á Algeciras, pasando por las inmediaciones de Arcos, Algar, Tempul, Jimena, Castellar y San Roque.

Art. 2º. La subvención que, como anticipo reintegrable, tiene asignada esta concesión por la Ley de 7 de marzo de 1873 se reducirá proporcionalmente al número de kilómetros que se construyan […] y en ningún caso podrá exceder de la suma que corresponda con arreglo al proyecto que sirvió de base á la concesión.

La noticia fue leída con satisfacción en las poblaciones próximas al Campo de Gibraltar; con inquietud fue conocida en Ronda cuyo Ayuntamiento y mayores contribuyentes remitieron instancia al Congreso pidiendo que el proyecto no se aprobase “hasta tanto se remitan al Gobierno los estudios de otro proyecto de ferro-carril que partiendo de Bobadilla termine en Algeciras, y puedan deducirse las consecuencias a favor de uno y otro”.

Con gran preocupación la recibió el algecireño José González de la Vega –diputado por la circunscripción de Cádiz– que, en la sesión de pleno del Congreso convocada el día 9 de marzo, abierta discusión sobre la totalidad del dictamen, pidió la palabra para votar en contra, en defensa de los pueblos del trazado que el proyecto anulaba: Cádiz, San Fernando, Chiclana y Conil, a los que representaba, y también Alcalá, Vejer y Tarifa, cuyos “intereses el Gobierno y la Comisión han desconocido”. En su intervención –que inició manifestando que nunca se había “levantado con más repugnancia a tomar parte en un debate”– recordó a los presentes las condiciones de la concesión del ferro-carril de Algeciras a Cádiz, llamado de la Costa, señalado por la Junta Consultiva de Caminos, Canales y Puertos como una de las vías de servicio general de primer orden, con una subvención anticipada de 60.000 pesetas por kilómetro, puesto que “beneficiaba una población de 321.000 almas y una riqueza de 82 1/2 millones de reales”; recordó asimismo que contaba con el informe favorable del Ministerio de Guerra que “manifestó su conformidad, añadiendo que era un proyecto estratégico é importante”.

En nombre de la Comisión respondió a González de la Vega su secretario, Garrido Estrada, afirmando que si el Sr. Balignac había pedido la variación del trazado era “porque el antiguo proyecto de la costa no era viable, porque sobre sus productos no podía fundarse una empresa, porque la antigua población se refería a pueblos pequeños que no podían suministrar productos suficientes para el tráfico” y reiterando las ventajas que habían de obtenerse con la adopción del nuevo trazado, expuestas por el ingeniero Balignac en su Memoria y por el Gobierno en el preámbulo del proyecto presentado a la Cámara.

En su intervención, el ministro de Fomento, Fermín Lasala, reprochó a González de la Vega que, al hablar de intereses particulares y aun al hacer algunas calificaciones […] sobre el proyecto de ley, no se hacía cargo de […] que en este banco que tengo detrás están sentados no uno, sino varios Diputados de la provincia de Cádiz, [ni] en quien está sentado á la cabeza de este banco, estando yo defendiendo el proyecto de ley. […] Extraños intereses particulares serían los que nos uniesen en el día de hoy al Sr. Castelar y á mí, pero si el Sr. Castelar y yo opinamos de la propia manera, es precisamente porque defendemos, quizá con error, pero con completa convicción, intereses generales.

Un tren correo sobre el puente del Malillo, entre las estaciones de Gaucín y San Pablo.Un tren correo sobre el puente del Malillo, entre las estaciones de Gaucín y San Pablo.

Un tren correo sobre el puente del Malillo, entre las estaciones de Gaucín y San Pablo.

Por alusiones intervino el presidente de la Comisión, Emilio Castelar, que tras recordar su pertenencia “a una oposición radical, radicalísima, irreconciliable”, afirmó que no ya el Gobierno sino la Nación tenía en las costas del Estrecho, entre otros intereses, el de […] hacer de Gibraltar un peñón de tal suerte improductivo y estéril que no haya interés de ninguna especie en Inglaterra para conservarlo; […] no podemos, no debemos, no queremos renunciar de ninguna suerte á reivindicar á Gibraltar, tanto más, cuanto que en la Nación inglesa […] un partido radical presidido por un hombre ilustre […], Gladstone, se presenta ante sus electores con el programa de ceder á Gibraltar. Pues bien; yo digo y sostengo que una de las mayores necesidades de la estrategia española, una de las mayores necesidades de la economía española, una de las mayores necesidades de los intereses españoles para conjurar el contrabando […] [es] hacer un puerto en Algeciras, […] y para hacer el puerto de Algeciras, y para comunicarle aceleradamente con Madrid, no hay línea […] como la línea que se debate en estos momentos. En consecuencia, […] en el momento mismo en que yo he venido aquí, he venido por móviles generales; […] diez años hace que pertenezco á esta Cámara, […], he tenido todas las responsabilidades del Gobierno, y me habrán podido decir mis enemigos de todo género que me he equivocado en asuntos políticos, pero nadie se ha atrevido á decirme, ni el señor González de la Vega tampoco, que yo haya venido nunca á defender más intereses que los intereses de la democracia, de la libertad y de la Patria". No habiendo ningún otro diputado que pidiera la palabra sobre la totalidad del dictamen, se pasó á la discusión por artículos, rechazándose la enmienda al artículo primero presentada por González de la Vega.

Revisado por la Comisión de Corrección de estilo, y hallándose conforme con lo acordado, “se votó y aprobó definitivamente el proyecto de ley sobre sustitución del trazado del ferro-carril de Cádiz al Campamento (Gibraltar) por otro de Jerez á Algeciras”. El mismo día 9 de marzo, el Congreso remitió el proyecto de ley aprobado al Senado. Y al Senado llegaron en días sucesivos exposiciones de ayuntamientos y contribuyentes de los pueblos de la provincia gaditana interesados en el asunto, reclamando unos –la mayoría– la aprobación en el Senado del cambio de trazado y pidiendo otros – algunos de los municipios incluidos en el trazado de la de la costa – que se desechase. Discutido el proyecto en las sesiones celebradas los días 5 y 6 de abril fue aprobado definitivamente y presentado a la sanción real doce días después, publicándose como ley el día 8 de mayo.

La Compañía del ferrocarril directo de Jerez a Algeciras

Apenas un mes después, el día 4 de junio de 1880, los titulares del proyecto comparecieron ante el notario de Madrid José del Peral y González para formalizar el documento de constitución de una sociedad anónima, a la que denominaron Compañía del ferrocarril directo de Jerez a Algeciras-Gibraltar, “con objeto de llevar a término el indicado ferrocarril”. En el mismo día, y ante el mismo notario, se levantó acta de la constitución legal de la Sociedad una vez determinado que habían sido suscritas las acciones exigidas para ello y verificado el pago del 25 por 100 de su valor nominal.

En el documento de constitución de la nueva sociedad se incluyeron los Estatutos por los que había de regirse, de cuyo articulado cabe destacar, entre otros, los artículos que disponen la transferencia de los Sres. Balignac, Irvine, Engelbach y Smith a favor de la Sociedad “en plena propiedad y sin reserva ni restricción alguna todos los derechos que como concesionarios […] les corresponden así como las obligaciones que han aceptado”; el acuerdo de otorgar “una escritura pública que formará parte integrante y sustancial de los estatutos, en la que consignarán el contrato de construcción y sus condiciones”; el compromiso de la Sociedad de “entregar a Sres. Balignac, Irvine, Engelbach y Smith “la cantidad líquida, fija e invariable de 1.600.000 pesetas, […] como reembolso de los anticipos hechos para la adquisición de la concesión y para los gastos de los estudios y planos del nuevo trazado”.

En la disposición transitoria primera de los Estatutos, contenida en su artículo 68º, se determinó que “mientras se construyan las obras del ferro-carril y se pone en explotación en toda su longitud, formarán y seguirán formando el primer Consejo de Administración de la Compañía los Sres. Castelar, Reina, Carvajal, Villalba, Esteban Collantes, León Castillo, Pérez San Millán y Josiah T. Smith”.

Presidido por Emilio Castelar, el consejo de administración celebró su primera reunión el día 20 de junio en la que se dio cuenta y lectura de los estatutos, aceptados y ratificados, tras lo cual se procedió a determinar la retribución fija de sus miembros y las retribuciones anuales de los cargos directivos, aprobar las cuentas de los gastos de constitución de la Compañía y aprobar, asimismo, el proyecto de contrato para la construcción de las obras y suministro del material fijo y móvil necesarios para la debida explotación del ferrocarril.

Artículo publicado en el número 48 de Almoraima. Revista de Estudios Campogibraltareños (Octubre de 2018).

El ferrocarril frustrado de Jerez a Algeciras-Gibraltar (I)

El ferrocarril frustrado de Jerez a Algeciras-Gibraltar (I)

  • Un grupo de comerciantes ingleses inició en 1875 las gestiones para construir un ferrocarril que empalmase con la línea de Sevilla a Cádiz

  • La demora de la concesión de la subvenciones hizo que los promotores optaran por la conexión con Ronda

Un tren de la época.

Un tren de la época.

 Comentarios 1

A finales de 1875 un grupo de comerciantes ingleses inició las gestiones para construir por su cuenta un ferrocarril que, saliendo del Campo de Gibraltar, empalmase con la línea general de Sevilla a Cádiz en las proximidades de Jerez. La proposición de ley autorizando el proyecto, presentada al Congreso a finales de 1878, no fue tomada en consideración. Un año más tarde, en agosto de 1879, las Cortes aprobaron el cambio de trazado del ferrocarril de Cádiz a Campamento (autorizado en 1873 y sin actividad alguna desde entonces por falta de inversores) por uno nuevo entre Jerez y Algeciras –pasando por San Roque, Jimena, Algar y Arcos– que favorecería la explotación y la comercialización de la riqueza agrícola, forestal y minera existente en la zona del nuevo trazado.

Para la realización del proyecto se constituyó en 1880 la Compañía del Ferrocarril de Jerez a Algeciras-Gibraltar, que inició los trabajos aquel mismo año. En 1885, agotado el capital de la sociedad en las obras realizadas entre Algeciras y Jimena, la demora en la concesión de las subvenciones previstas hizo que los promotores del proyecto desistieran de la construcción de la vía a Jerez, optando por la de Ronda que uniría Algeciras con dicha ciudad y Bobadilla.

En su número del día 2 de noviembre de 1874, el diario madrileño La Correspondencia de España insertaba una noticia, fechada en Algeciras el día 30 de octubre, que daba cuenta de que pocos días antes había llegado a la ciudad un individuo, al parecer francés, que dijo ser el empresario del proyectado ferrocarril de Cádiz a esta ciudad. Se le recibió con aprecio y se le obsequió con esplendidez; pero ayer vino una orden del gobernador de Cádiz para que fuese preso aquel individuo, por ser uno de los comprometidos en el alzamiento cantonal de Sevilla. Así se efectuó, quedando a disposición de aquella autoridad.

El corresponsal del diario no identificó al individuo pero de la información que del mismo facilita -y de la disponible en la bibliografía consultada- cabe concluir que se trataba, sin duda, del ingeniero civil, francés, Emilio Sabathé Balignac, acusado de haber tomado parte activa en la sublevación que proclamó el Cantón Andaluz de Sevilla en julio de 1873. Condenado por el consejo de guerra celebrado en aquella ciudad, una vez sofocada la intentona por las fuerzas del general Pavía, recurrió la sentencia en alzada ante el tribunal supremo de Guerra, lo que no impidió su condena a veinte años de presidio, que pasó a cumplir en Ceuta.

El anuncio de venta de acciones de la Compañía del ferrocarril de Jerez a Algeciras-Gibraltar.El anuncio de venta de acciones de la Compañía del ferrocarril de Jerez a Algeciras-Gibraltar.

El anuncio de venta de acciones de la Compañía del ferrocarril de Jerez a Algeciras-Gibraltar.

Apenas un año después de la detención de Balignac en Algeciras, en los primeros días del otoño de 1875, la prensa gaditana y la prensa nacional especializada reproducían la noticia, publicada en el Guardian de Gibraltar, en la que anunciaba que una compañía inglesa ha determinado construir por su cuenta un ferrocarril que, partiendo de la Villa de La Línea, empalme con el de Jerez, pasando por San Roque, Castellar, Algar y Arcos. La obra está valuada en 200 millones de reales. […] Los trabajos ya están empezados y se aguarda muy pronto material para la construcción. La estación de La Línea irá situada al Norte, en línea recta con la calle San Pablo, á fin de que los viajeros tengan la entrada por el centro de la población. […] Este nuevo trabajo al par que empleará muchos brazos, ha de dar un gran impulso á nuestros vecinos pueblos, tan decaídos en nuestros días.

Pocos días después El comercio reproducía la información aparecida en El Último Telegrama, de Algeciras, que afirmaba: “El replanteamiento, que así se llama el trabajo que se está efectuando en la Línea de la Concepción para el ferro-carril, sigue adelante y muy entusiasmados los vecinos de dicha población”; a finales de noviembre la prensa nacional se ocupaba del proyecto de construcción de “un ferrocarril desde Algeciras a la línea de Sevilla a Cádiz”; y, en los primeros días de diciembre, el diario jerezano El Guadalete anunciaba a sus lectores que el ministerio de Fomento había autorizado a una compañía francesa a realizar los estudios necesarios “para la construcción de un ferrocarril que, partiendo de Algeciras y pasando por Los Barrios, empalm[ase] con la línea de Sevilla a Cádiz” e informaba de que, en lo alto del puerto de Galis, se encontraba la comisión de ingenieros que realizaba los estudios del ferro-carril “que partiendo de Gibraltar […] venga a terminar en Jerez, […] llama[do] á ser el gran centro […] de la vasta zona cuya inmensa riqueza existe casi inexplotada por falta de una gran vía de comunicación”. Por estas fechas, Emilio Balignac, de nuevo en Algeciras, esta vez como responsable del proyecto del ferrocarril del Campo de Gibraltar a Jerez, “proponía [al Ayuntamiento] la creación de una comisión que considerase con la empresa la construcción del ramal hasta esta ciudad”.

En enero de 1876, al tiempo que publicaba la noticia de que, tres meses después de iniciados, se habían dado por terminados los estudios y trabajos previos a la construcción del ferrocarril, el diario jerezano El Guadalete reclamaba, una vez más, “la atención del Excmo. Ayuntamiento sobre este importantísimo proyecto”. Por su parte, a principios de marzo, el diario El Comercio reproducía en su primera página una carta del corresponsal en Andalucía del periódico gibraltareño El Guardián, en la que, “a la vista […] del contrato de la empresa de esta nueva vía férrea con los municipios de las seis poblaciones del trayecto, que son La Línea, San Roque, Jimena, Algar, Castellar y Arcos”, proponía un trazado alternativo que, atravesando campiñas feraces entre los términos de Alcalá y Medina, enlazase pueblos importantes y permitiese […] comunicarse algún día con Chiclana […] y San Fernando. […]. Esta reforma modifica ventajosamente el proyecto, enlazando más puntos productivos al Campo de Gibraltar, tan necesitado de acercarse a los centros agrícolas y mercantiles que lo saquen de la postración en que desgraciadamente yace ha muchos años.

La finalización de los estudios y trabajos preliminares dio paso a una larga etapa de silencio –más de dos años– en torno al ferrocarril en proyecto. Entre el 7 de marzo de 1876 y el 14 de abril de 1878, solo en un par de ocasiones dio la prensa noticias puntuales: la primera, en octubre de 1876, publicada por El Último Telegrama de Algeciras, y reproducida por la prensa nacional, que aseguraba que “en breve empezarán los trabajos del ferrocarril desde el sitio llamado La Tunara”; la segunda, en septiembre de 1877, aparecida en el diario madrileño El Globo en la que se informaba de que los estudios del ferrocarril estaban ya terminados y que “casas francesas e inglesas acaban de mandar allí a sus delegados para tratar su construcción”.

La presentación en sociedad

En la primavera de 1878 hicieron acto de presencia en Madrid los promotores del ferrocarril. En su número del 14 de abril de aquel año, el diario madrileño La Correspondencia de España informaba a sus lectores de que, la noche anterior, aquellos señores obsequiaron con un banquete en la fonda de Lhardy a los Sres. Castelar, Sedano, Bermejo, conde de Foxá, Polanco, Olías, Cossío y otras personas [a las que] manifestaron […] su propósito de emplear un capital considerable en la construcción de una vía férrea que una a Gibraltar con el interior de España, atravesando la parte alta de la provincia de Cádiz. Al terminar la comida pronunció el Sr. Castelar algunas palabras para aplaudir la idea. El Sr. Sedano se adhirió á lo dicho por el Sr. Castelar, y el señor secretario de la embajada inglesa dio las gracias, en nombre de sus compatriotas, a todos los concurrentes.

Emilio Castelar, presidente de la comisión sobre el ferrocarril.Emilio Castelar, presidente de la comisión sobre el ferrocarril.

Emilio Castelar, presidente de la comisión sobre el ferrocarril.

Ocho meses después, el día 29 de noviembre, el algecireño Antonio Ruiz Tagle, diputado en Cortes por el distrito de Algeciras, presentó al Congreso, en su nombre y en el de otros seis diputados, una proposición de ley sobre la construcción de un ferrocarril “de utilidad más que demostrada porque ha de recorrer una zona riquísima, falta de caminos, y […] unir con el interior de España la grande, la histórica bahía de Algeciras, destinada […] a ser emporio de riqueza y gloria del estrecho de Gibraltar”.

Las dificultades del trazado, el carácter de vía internacional que había de tener y su importancia estratégica, hacían “justa, equitativa y necesaria la subvención por parte del Estado”, y los “considerables gastos realizados en el estudio de tan importante proyecto” justificaban la propuesta de adjudicación directa a sus promotores. Conforme a las consideraciones mencionadas, el artículo primero de la ley propuesta autorizaba a D. Emilio Balignac, D. Alejandro Luis Irvine, D. Francisco Engelbach y D. Eugenio Rull, para construir un ferro-carril directo que, partiendo del de Sevilla á Cádiz, en su kilómetro 99, […] cerca de Jerez, pase lo más próximo que sea posible por Arcos, Algar, Tempul, puerto de Galis, Jimena, Castellar, San Roque, llegue a Torre Rocadillo (antigua Carteia), empalmando allí con el ya conocido de San Fernando a Algeciras y La Línea, conforme á los proyectos, planos y condiciones facultativas y económicas que apruebe el ministerio de Fomento y el artículo tercero reclamaba la ayuda del Estado a la construcción del ferrocarril pidiendo “una subvención de 60.000 pesetas efectivas por kilómetro, equivalente aproximadamente á la cuarta parte del coste de la línea”.

Cuatro días más tarde, la prensa especializada publicó íntegramente la proposición de ley, cerrando la transcripción con un comentario breve y contundente, en el que expresaba su opinión de que “con subvención, con franquicias y sin subvenciones, nos parece muy mal este proyecto”. Del mismo parecer debió ser el Congreso porque la única mención al ferrocarril propuesto que aparece en la reseña de los trabajos ejecutados en dicha Cámara durante la legislatura de 1878 da cuenta de que la proposición de ley del señor Ruiz Tagle no había sido apoyada.

Las noticias, poco alentadoras, sobre la falta de apoyo a la proposición de ley en el Congreso obligaron a los promotores –y a sus valedores– a buscar de otro modo la ayuda financiera del Gobierno de la nación a su proyecto.

jueves, 28 de enero de 2021

Historia del tren en Puerto Real: de locomotora nacional al furgón de cola

Historia del tren en Puerto Real: de locomotora nacional al furgón de cola

La primera línea en Andalucía conectaba Jerez-Trocadero para exportar vino. Tras el fracaso de Las Aletas, el futuro pasa por el ramal del Bajo de la Cabezuela

El desarrollo de la trama ferroviaria andaluza está vinculado en su origen al transporte de mercancías, de manera que se primaron los trazados que conectan centros de producción, ya sean mineros, agrícolas o industriales, con los de distribución, puertos especialmente, en lugar de entre centros urbanos. La primera línea construida en la región entre los años 1852 y 1856 cumplía este objetivo. Bajo la denominación del Tren del Vino, el primer ferrocarril en Andalucía conectó Jerez-El Puerto-Trocadero para agilizar la exportación de las importantes producciones vinícolas a los muelles de la Bahía de Cádiz con destino fundamentalmente al Reino Unido, uno de los principales mercados a finales del siglo XIX. La Sociedad Puertorrealeña de Amigos del País prepara un programa de actividades con la asociación Generación Europa de Andalucía para conmemorar el 165 aniversario de aquel hito, con el que repasará igualmente la historia del ferrocarril y reividicará, además, el papel de la Villa como enclave logístico. El secretario de la entidad, José Antonio Aldayturriaga, advierte: “Puerto Real no puede perder nuevas oportunidades”.

Siglo XIX. La exportación de vino conecta a Jerez y el Trocadero en la primera línea andaluza

El Tren del Vino revolucionó el comercio, lastrado por el transporte de la producción de las grandes casas bodegueras en carros por caminos que en muchas ocasiones presentaban un mal estado de conservación. Construido entre los años 1852 y 1856, con un coste de 25 millones y medios de reales, conectaba Jerez y Puerto Real con la finalidad de transportar las producciones vinícolas que se embarcaban en los muelles de la Bahía de Cádiz con destino a Reino Unido. “La localidad se convierte en un importante enclave económico para la provincia de Cádiz”, apunta Aldayturriaga. El historiador Diego Caro asegura, por su parte, que fue “una de las experiencias más dinámicas del capitalismo gaditano de mediados del siglo XIX”:  en torno al 80% de los caldos que transportaba la Compañía de Andaluces, que en 1879 absorbe la línea Sevilla-Jerez-Cádiz, correspondía casi exclusivamente al trasiego de vinos entre las estaciones de Jerez y Trocadero. La estación de empalme del Trocadero que se construye entre 1856 y 1858, supone también la puesta en servicio del primer cambio de aguja y empalme ferroviario del territorio español. Finalmente, en 1860, la isla del Trocadero quedó conectada con la línea ferroviaria de Madrid, pasando por Puerto Real y San Fernando. En 1895, el tramo de ferrocarril que unía los astilleros de Matagorda con el casco urbano de Puerto Real se empezó a utilizar para facilitar el transporte de sus operarios, por lo que popularmente este tren pasó a ser conocido como Tren del Dique o Tren de Matagorda.  


Siglo XX Estación de Las Aletas, monumento al fiasco del megaproyecto industrial y logístico

El 4 de abril de 2005, la entonces ministra de Fomento Magdalena Álvarez puso en servicio las nuevas estaciones de Cercanías de Las Aletas y Universidad así como el ramal ferroviario que las une. La inversión total fue de 28.783.756 euros, financiada íntegramente por el Ministerio de Fomento. Renfe invirtió otros tres millones en el material móvil. Álvarez preveía que las instalaciones fueran usadas por más de 5.000 alumnos y personal que acuden diariamente al recinto y daba por hecho la construcción de un gran polígono industrial en la zona Norte de Puerto Real donde existía un proyecto que, aseguraba, se encontraba en fase muy adelantada. Sin embargo, las previsiones de la ministra no se cumplieron. Ni los estudiantes estaban dispuestos a usar el servicio de Cercanías en la proporción que fijaba el Gobierno ni el desarrollo del campus, con la construcción de la Escuela Superior de Ingeniería en el margen contrario de la autovía, facilitaba la movilidad desde el apeadero. De hecho, la UCA se vio obligada a invertir un millón de euros para la construcción de una pasarela que garantizara la seguridad de los usuarios. Respecto a Las Aletas, el proyecto original, de 527 hectáreas, incluyendo una terminal intermodal, un centro logístico intermodal, parques logísticos y empresariales y centro de servicios, ha quedado enterrado bajo sentencias del Tribunal Supremo.

Siglo XXI La obra del ramal de La Cabezuela se adjudica con una década de retraso

El pasado 16 de junio, el Consejo de Ministros autorizó la licitación de la obra del tren de La Cabezuela con una década de retraso; hoy se ha adjudicado. Con un valor estimado de 20 millones de euros y un plazo de ejecución de 24 meses, el proyecto tiene “una gran importancia en el desarrollo del transporte de mercancía tipo graneles sólidos”. La entrada del tren en la dársena de Puerto Real mejorará la competitividad del puerto de Cádiz, ya que permitirá abaratar los costes del transporte. La actividad portuaria en La Cabezuela-Puerto Real supone más del 63% del tráfico de la Autoridad Portuaria Bahía de Cádiz (APBC), por encima de la darsena de Cádiz. Concretamente, se prevé dotar de un acceso ferroviario de unos 4,5 kilómetros de longitud en la zona del muelle, donde la APBC tiene construido ya un haz de vías. En sus primeros 1.000 metros, el ramal coincide con la vía existente del antiguo ramal al Trocadero, y contará con un viaducto de 1.178 metros para limitar la afección al Parque Natural de la Bahía de Cádiz. Con todo, conservacionistas y vecinos del Río San Pedro han expresado su preocupación porque temen que el incremento de la actividad económica afecte a la calidad medioambiental y apuestan por desarrollar actividades no contaminantes y sostenibles, como el reciclado ecológico de buques o la descontaminación de residuos Marpol, generados durante el servicio de las embarcaciones. 

lunes, 4 de enero de 2021

FERROCARRIL de JEREZ a SANLÚCAR de BARRAMEDA y BONANZA

La línea Jerez-Bonanza, en Sanlúcar, se puso en funcionamiento en 1877 y funcionó hasta el 6 de octubre de 1965, cuando fue clausurada por Renfe.

La línea comenzaba en La Alcubilla, en Jerez, donde había un apeadero, pasaba por Las Tablas, donde había otro apeadero y llegaba a Sanlúcar, donde finalizaba en el muelle de Bonanza.

Joaquín de la Gandara consiguió financiación para desarrollar el proyecto entre Jerez y Sanlúcar consiguiendo una aportación de 6.000.000 de reales de los ayuntamientos de la línea, iniciando los trabajos en agosto de 1866 bajo la dirección del ingeniero Leopoldo Brokman, quedando inaugurada el 31 de agosto de 1877, prologada, en 1883 hasta el muelle metálico de Bonanza, lugar por el que salían los caldos de Jerez con destino a la exportación. El proyecto contempló una línea de 29,1 kilómetros en terreno eminentemente llano, sin problemas orográficos, con reducidas pendientes y sin costosas obras de fabrica 


Imágenes del Archivo Histórico Provincial de Cádiz:

Archivo Histórico Provincial de Cádiz
Archivo Histórico Provincial de Cádiz
QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE


Archivo Histórico Provincial de Cádiz

[Plano en papel tela. 35 x 1750 cm. Plano nº 6. Estación de Jerez. ( Plano general, Edificio de viajeros, Cochera para locomotora.) Autor: Ingeniero Leopoldo Brockmann. Madrid, 26 Enero 1876 – 27 Mayo 1876. Signatura: 5537. Expediente 161-1]

Estación de la Alcubilla – Archivo Histórico Provincial de Cádiz

TODAS LAS ESTACIONES DE TREN DE LA PROVINCIA DE CADIZ

TODAS LAS ESTACIONES DE TREN DE LA PROVINCIA DE CADIZ
JEREZ DE LA FRONTERA (ESTACION)

LA PARRA (APEADERO)

LA PARRA (APEADERO)
.

EL CUERVO (ESTACION)

EL CUERVO (ESTACION)

EL PORTAL (ESTACION)

EL PORTAL (ESTACION)
.

EL PUERTO DE SANTA MARIA (ESTACION)

EL PUERTO DE SANTA MARIA (ESTACION)
LINEA INTERIOR Y LINEA COSTA

APEADERO DEL AGUILA

APEADERO DEL AGUILA
.

APEADERO DE LA BALLENA

APEADERO DE LA BALLENA
.

ROTA(ESTACION)

ROTA(ESTACION)

CHIPIONA (ESTACION)

CHIPIONA (ESTACION)

APEADERO DE LA JARA (SANLUCAR DE BARRAMEDA)

APEADERO DE LA JARA (SANLUCAR DE BARRAMEDA)
.

ALCUBILLA (jerez)

ALCUBILLA (jerez)

LAS TABLAS (APEADERO)

LAS TABLAS (APEADERO)
.

BARRIO ALTO(estacion)

BARRIO ALTO(estacion)
.

BONANZA (ESTACION)

BONANZA (ESTACION)

SANLUCAR DE BARRAMEDA (ESTACION PLAYA)

SANLUCAR DE BARRAMEDA (ESTACION PLAYA)

PUERTO REAL (ESTACION)

PUERTO REAL (ESTACION)

SAN FERNANDO (ESTACION)

SAN FERNANDO (ESTACION)

CADIZ (ANTIGUA ESTACION)

CADIZ (ANTIGUA ESTACION)

JEDULA (ESTACION)......

JEDULA  (ESTACION)......
DESDE JEREZ EL TREN DE LA SIERRA

ARCOS (ESTACION)

ARCOS (ESTACION)
.

VILLAMARTIN (ESTACION)

VILLAMARTIN (ESTACION)
.

ZAFRAMAGON (ESTACION)

ZAFRAMAGON (ESTACION)

NAVALAGRULLA (ESTACION)

NAVALAGRULLA (ESTACION)
.

CORIPE (ESTACION)

CORIPE (ESTACION)
.

OLVERA (ESTACION)

OLVERA (ESTACION)
.

PUERTO SERRANO (ESTACION)

PUERTO SERRANO (ESTACION)

ALGECIRAS (ESTACION)

ALGECIRAS (ESTACION)
.

LOS BARRIOS (ESTACION)

LOS BARRIOS (ESTACION)
.

SANROQUE-LA LINEA(ESTACION)

SANROQUE-LA LINEA(ESTACION)

JIMENA DE LA FRONTERA (ESTACION)

JIMENA DE LA FRONTERA (ESTACION)
.

ALMORAIMA (ESTACION)

ALMORAIMA (ESTACION)
.

SAN PABLO (APEADERO)

SAN PABLO (APEADERO)
.

FOTO MES DE DICIEMBRE 2011

FOTO MES DE DICIEMBRE 2011
VIAJE A VAPOR SEVILLA - JEREZ

FOTO MES DE NOVIEMBRE 2011

FOTO MES DE NOVIEMBRE 2011
TARIFA DE LOS MOZOS DE CARGAS

FOTO MES DE OCTUBRE 2011

FOTO MES DE OCTUBRE 2011
DRESINA EN JEREZ AVERIAS ELECTRICAS

FOTO MES DE SEPTIEMBRE2011

FOTO MES DE SEPTIEMBRE2011
VIGILANCIA DEL TREN 1900

FOTO MES DE AGOSTO 2012

FOTO MES DE AGOSTO 2012
el bar pequeñito de fernando junto a la estación

FOTO MES DE JUNIO 2012

FOTO MES DE JUNIO 2012
Postal coloreada

FOTO MES DE MAYO 2012

FOTO MES DE MAYO 2012
MUJER GUARDA BARRERAS

FOTO MES DE ABRIL 2012

FOTO MES DE ABRIL 2012
ESTACIÓN DE JEREZ AÑOS 70

FOTO MES MARZO 2012

FOTO MES MARZO 2012
ESTACIÓN DE CADIZ

FOTO MES DE FEBRERO 2012

FOTO MES DE FEBRERO 2012

FOTO DEL MES DE ENERO 2012

FOTO DEL MES DE ENERO 2012
CALLE ZARAGOZA