Google+ Followers

domingo, 4 de noviembre de 2018

La Estación de El Portal. S.O.S para la recuperación de un edificio centenario.

19nov2017

La Estación de El Portal.
S.O.S para la recuperación de un edificio centenario.




Entre las fotografías que ilustran este reportaje sobre la vieja Estación de ferrocarril de El Portal hay apenas unos años de diferencia. En ellas se refleja el paso del tiempo, pero son también un triste ejemplo de lo que la incultura de unos vándalos es capaz de hacer con un edificio centenario que encierra una larga historia entre sus muros.



Las imágenes hablan por sí solas de todo ello, pero también de la desidia y dejadez de sus propietarios (ADIF) y de las distintas administraciones que, de una u otra forma, debieron haber velado para que esto no llegara a pasar.

Hace ahora una década, los vecinos de El Portal vieron por fin cumplidos uno de sus principales anhelos: la eliminación de un peligroso paso a nivel que habían conocido “toda la vida”. Por eso, cuando el 27 de julio de 2007 entró en servicio el nuevo viaducto del ferrocarril sobre el Guadalete, -que con sus 3.221 m se convertía en el de mayor longitud de la red ferroviaria española- muchas cosas se ganaron…, pero se perdía también para siempre el uso para el transporte ferroviario de la vieja Estación y Apeadero de El Portal.

De manera casi inmediata a la supresión del antiguo tramo entre el Puente del Duque y el embarcadero de la Marina, comenzó el desmantelamiento de las vías y unos meses después ya no quedaba casi nada que recordara que, por allí, durante más de 150 años, pasaba el tren, uno de los primeros trenes que circularon de España. Ese tren del que tan sólo la vieja estación guardaba viva la memoria. Ya entonces, los vecinos de El Portal con Diego Almodóvar a la cabeza, reclamaron que se diese un uso social a este antiguo edificio para evitar así su demolición y rescatar todo su valor histórico y simbólico. A las claras queda que no se han cumplido las promesas de recuperación que se plantearon durante la última década y que este centenario edificio se encuentra hoy parcialmente arruinado.



Como pensamos que no es tarde todavía para su recuperación, en nuestra visita de hoy queremos ocuparnos de esta vieja estación, de su significación y de sus valores patrimoniales, para hacer un llamamiento público al objeto de que se rescate de la ruina.

Un poco de historia.

En la memoria colectiva de nuestra ciudad se guarda como uno de los logros más brillantes el haber contado con la primera concesión otorgada en España para la construcción de un “camino de hierro”. La iniciativa, promovida por José Díez Imbrechts en 1829, pretendía unir Jerez con el embarcadero de El Portal y facilitar así el transporte de vinos hacia la Bahía a través del Guadalete. Aunque no llegó a materializarse, su hijo Luis Díez Fernández de la Somera, conseguirá dos décadas después hacer realidad el primer proyecto ferroviario de Andalucía al obtener en 1850 la concesión para construir y explotar una línea férrea entre Jerez y El Puerto de Santa María, que se vería ampliada un año más tarde hasta El Trocadero (1).

La obra supuso un revulsivo económico y comercial en el Jerez de mediados del siglo XIX al facilitar la salida de nuestros vinos hacia los puertos de la bahía de Cádiz, evitando así el costoso y accidentado transporte fluvial por el Guadalete. No es de extrañar por ello que este gran proyecto figure, junto al de la construcción del acueducto de Tempul para el abastecimiento de agua potable a la ciudad, como uno de los más relevantes de cuantos se acometieron en el pujante Jerez del XIX (2).

Como no podía ser de otra manera, el trazado del ferrocarril, en su camino hacia el Puerto, después de atravesar las trincheras y terraplenes de Vallesequillo se dirigía hacia el embarcadero de El Portal, que hasta esas fechas aún estaba en uso. En este lugar, la traza se construyó en la margen derecha del Guadalete, aproximándose tanto a él que “… ha sido preciso variar un trozo de 500 metros lineales de la carretera general para el paso de la línea por el sitio que ocupaba la carretera antigua” (3), terminándose la explanación hasta El Portal el 20 de septiembre de 1853. Junto a El Portal, fue preciso también construir una alcantarilla para dejar paso a las aguas del Arroyo de Morales. En la actualidad aún se conserva este puentecillo, el último superviviente de cuantos se levantaron entre 1852-1853 y que se menciona en la descripción de las obras. Hoy día canaliza los caudales de salida de la depuradora (4).



En este primer proyecto, se construyó en El Portal un pequeño apeadero en las proximidades del embarcadero, que fue ya utilizado por los jerezanos desde los inicios de la puesta en marcha de la línea. Así, el investigador de nuestra historia ferroviaria Francisco Sánchez Martínez, nos informa que ya en el verano de 1854, recién inaugurado el primer tramo del ferrocarril entre Jerez y El Puerto de Santa María, “…la empresa ferroviaria establecía un servicio especial para llevar a la gente a tomar los baños en el río Guadalete junto al muelle del Portal, los precios de ida y vuelta eran de 3 reales/v en 3ª clase, y 5 reales/v en 2ª clase” (5). Sin embargo, los mejores días para este modesto apeadero estaban por venir, y lo harían de la mano de la construcción de la Azucarera Jerezana.

En los años finales del siglo XIX y los primeros del XX, El Portal vivirá una gran actividad fabril. En 1897, la Sociedad Agrícola Industrial del Guadalete obtuvo del Gobierno una concesión para regar con las aguas del río (a través del azud de La Corta) unas dos mil hectáreas, destinadas al cultivo de la remolacha que sería molturada en la fábrica azucarera construida en los años siguientes. Aunque la experiencia resultó fallida y ya en 1906 cesó su actividad, el enclave de El Portal se transformó en esos años viendo surgir naves, almacenes y dependencias junto a la Azucarera Jerezana´, así como un nuevo puente de hierro que cruzaba el Guadalete junto a La Herradura (6). El apeadero ferroviario allí existente se transformó con la construcción de una nueva Estación. Sánchez Martínez apunta que “la estación de El Portal había sido abierta de forma regular al servicio público de viajeros el 1 de enero de 1904”, época que coincide con el máximo apogeo de los trabajos de la Azucarera (7).

La por entonces nueva estación de El Portal cobraría protagonismo en 1917 cuando, con motivo de la gran riada del 7 de marzo, la línea férrea de Madrid a Cádiz, quedó cortada por unos días al inundarse un tramo de 6 km entre la estación y la vega baja del río. Desde este lugar se llevaron a cabo las operaciones de rescate y salvamento con lanchas de los vecinos que habían quedado aislados en los campos de los alrededores por la crecida del Guadalete (8). Las graves inundaciones afectaron seriamente a la Azucarera Jerezana y, sólo en parte a la estación de El Portal. La Correspondencia, un diario de tirada nacional, informaba al respecto que “...Han sufrido daños los edificios de la Azucarera Jerezana y la casa del Jefe de la Estación. Muchas chozas han sido derribadas, rivalizando las autoridades y vecinos en el salvamento del personal. En los alrededores de El Portal, alcanza la inundación varios kilómetros de extensión” (9).

Hay que recuperar el edificio de la Estación de El Portal.



Después de aquel recordado episodio y tras la vuelta a la normalidad, la estación siguió prestando servicios durante más de un siglo a los viajeros de este enclave rural, uno de los más poblados en el entorno de la ciudad, cerrando definitivamente sus puertas en julio de 2007. En septiembre de ese mismo año el Ayuntamiento de Jerez recibía un escrito de la Dirección Ejecutiva de Estaciones de Viajeros (de ADIF) en el que se comunicaba que el edificio de la Estación de El Portal no se demolería y sería conservado, como venían reclamando los vecinos.



Se contestaba así formalmente a una petición municipal cursada en agosto de ese mismo año, en el que la entonces alcaldesa, Pilar Sánchez, solicitaba al Gerente de ADIF que, ante el desmantelamiento previsto de las infraestructuras que habían quedado fuera de servicio, tras la inauguración del nuevo viaducto de El Portal, se respetase el edificio de la antigua estación. Se argumentaban para ello razones de carácter histórico por tratarse del primer tramo ferroviario de Andalucía y uno de los primeros de España. ADIF pedía para ello -mientras se acometía la remodelación que permitiera la conservación y los nuevos usos de la Estación- la adecuada protección para evitar “…el deterioro, vandalismo y la ocupación por personas ajenas del citado edificio”.

Sin embargo, en los años siguientes, se olvidaron pronto



las promesas de recuperación se olvidaron. De nada sirvieron las continuas demandas de los vecinos y el edificio de la vieja estación comenzó a ser objeto de actos vandálicos. Al lento deterioro de sus dependencias siguió la ocupación de su entorno y el progresivo derrumbamiento de sus tejados, acelerado por un incendio que destruyó parte de la armazón de madera que los sustentaba.

Pero aún es posible revertir la situación. En los últimos meses, de la mano del proyecto de construcción de un sendero fluvial entre Jerez y El Puerto, recientemente anunciado a cargo



de los fondos ITI (Inversión Territorial Integrada), se ha vuelto a reclamar por parte de Ecologistas en Acción y otros colectivos ciudadanos la recuperación de la vieja estación. Con ello se conseguiría un doble objetivo y así, de una parte, se ganaría un espacio público que podría tener uso social para los vecinos de El Portal o formar parte del equipamiento asociado al sendero. De la misma manera, se recuperaría un elemento patrimonial testigo de la antigua traza del ferrocarril por la que está previsto que discurra parte del mencionado sendero fluvial. La estación, que formó parte del conjunto de construcciones que a comienzos del siglo XX se edificaron en torno a la Azucarera Jerezana (barrio de casas para trabajadores, capilla, almacenes…) guarda como aquellos el sello de la arquitectura industrial de la época y sería un despropósito derribarla.



Deseamos y confiamos en que esta vez sí, la sensatez esté de parte de quienes desean ver renacer la antigua Estación de El Portal.

Para saber más:
(1) García Lázaro, J. y A.: Nuestro patrimonio ferroviario. Algunos elementos singulares de la línea férrea de Jerez a El Portal. Diario de Jerez, 11/01/2014.
(2) El lector interesado podrá encontrar referencias sobre esta importante obra en los siguientes trabajos:
-Caro Cancela, D. (1990): “El primer ferrocarril de Andalucía. La Línea Jerez-El Puerto- Trocadero (1854-1861)”, en Páginas. Revista de Humanidades nº 5, oct-nov. 1990, pp. 70-85, Jerez.
-Pérez Serrano, J.; López Rodríguez, F.; y Reyes Fernández, M.J. (2003).: “Aproximación a los orígenes del ferrocarril en la provincia de Cádiz: la línea de Jerez de la Frontera-El Trocadero”, en Cuenca Toribio J.M. (ed.). Actas del III Congreso de Historia de Andalucía. CajaSur, Córdoba, 173-183.
-Revista de Obras Públicas (1853): “Ferro-carril de Jerez al Trocadero”. Tomo I. p. 67-68.
-Sánchez González, R. (1986): “Los inicios del Ferrocarril en El Puerto de Santa María. La formación de la línea Jerez-Puerto (1834-1850)”. Gades, 14, pp. 45-64.
-Sánchez Martínez, F. (2005/2006): “Jerez, cuna del primer ferrocarril andaluz (1850-1861)”, en Historia de Jerez, Nº 11-12, Jerez, Ayuntamiento de Jerez/Diputación Provincial de Cádiz, pp 139-156.
-Sánchez Martínez, F. “Ferrocarril de Jerez al Río Guadalete. La primera concesión ferroviaria de la península”, en Vía Libre, la revista del Ferrocarril. Disponible en este enlace:
http://www.vialibre-ffe.com/noticias.asp?not=1230&cs=hist-Sánchez Martínez, F. (2013) “Historia del Ferrocarril de Sevilla a Jerez y de Puerto Real a Cádiz (1856-1861)”, en Vía Libre, la revista del Ferrocarril. Disponible en este enlace:
http://www.vialibre-ffe.com/noticias.asp?not=11319-Torrejón Chaves, J. (2006): “Cádiz y los orígenes del Ferrocarril en España”. Comunicación presentada al IV Congreso Historia Ferroviaria. Málaga, sept. 2006.
(3) Revista de Obras Públicas (1853): “Ferro-carril de Jerez al Trocadero”. Tomo I. p. 67-68.
(4) García Lázaro, J. y A.: Nuestro patrimonio ferroviario…
(5) Sánchez Martínez, F.:El Portal, su muelle, el arrecife a Jerez y el Ferrocarril (II)”, Diario de Jerez, 11/06/2013.
(6) García Lázaro, J. y A.: Azúcar amargo, Un siglo de azucareras en la campiña. Artículo publicado en www. entornoajerez.com el 8 de julio de 2013.
(7) Sánchez Martínez, F.:Ferrocarril de Jerez al Río Guadalete…
(8) Pueden verse al respecto las noticias aparecidas en ABC, 8 de marzo de 1917, p. 18 y La Correspondencia, 9 de marzo de 1917, p.3. Sobre la riada y sus repercusiones en El Portal, el lector curioso puede consultar: García Lázaro, J. y A. La gran riada en Jerez (III), Diario de Jerez, 26 de marzo de 1917.
(9) La Correspondencia, 9 de marzo de 1917, p.3.


Observación: situando el cursor sobre una fotografía, podremos leer el pie de foto.  Si pulsamos sobre cualquiera de ellas, podrán verse todas a pantalla completa.
Para ver más temas relacionados con éste puedes consultar: Paisajes con Historia, Patrimonio en el medio rural.

Artículo publicado en DIARIO DE JEREZ, el19/11/2017

jueves, 24 de mayo de 2018

En esta conocida etiqueta de finales del XIX puede verse un fragmento de la zona sur de Jerez, de la Alcubilla y del arranque de la calle Puerto.

El tren o maquinilla bodeguera deja a su izquierda la bodega y asciende la cuesta, con botas, mercancias y quizás algún viajero en su interior. San Miguel al este y la Colegial al oeste perfilan el horizonte y limitan la ciudad. En el centro se sitúan una chimenea (¿la de la plaza Sánchez Ferraj, entre calle Caracuel y los cláustros de Santo Domingo?) y la torre de lo que vagamente podría recordar al desaparecido Palacio del Salobral.

La imagen de la etiqueta está extraída de gallica.bnf.fr, lugar digital de la Bilbioteca Nacional de Francia. La ampliación es atrevimiento mío.

martes, 6 de febrero de 2018

1943 hace 75 años Asamblea para el ferrocarril de Jerez a Almargen

1943 hace 75 años Asamblea para el ferrocarril de Jerez a Almagen

1943 hace 75 añosAsamblea para el ferrocarril de Jerez a Almargen 1943 hace 75 añosAsamblea para el ferrocarril de Jerez a Almargen
1943 hace 75 añosAsamblea para el ferrocarril de Jerez a Almargen / archivo
El gobernador civil de la provincia de Cádiz, Julio Pérez, presidió ayer en Arcos una asamblea para la construcción del ferrocarril de Jerez a Almargen.
Se celebró la reunión en el Teatro Cine de la localidad, asistiendo numeroso público procedente de todos los rincones de la provincia. En la presidencia se encontraba el gobernador civil y los alcaldes de Cádiz, Jerez, Arcos, Bornos Villamartín, Puerto Serrano, Olvera, Torre Alháquime, Espera y Prado del Rey. También estaba presente una comisión del Ayuntamiento de Ronda.
El ingeniero de las obras del ferrocarril dio cuenta del estado de la línea, comenzada en tiempos de Primo de Rivera y de las obras que faltan para su completa terminación. A continuación hablaron los alcaldes interesados para resaltar la importancia de esta obra para el desarrollo de la región.
Los presentes acordaron enviar un telegrama al Jefe del Estado dando cuenta de la reunión.

 

martes, 30 de enero de 2018

ASALTO AL TREN CORREO DE ANDALUCIA

El Asalto al tren Correo de Andalucía, también conocido como Asalto al tren Expreso de Andalucía, fue primera plana en todos los periódicos durante los meses de abril y mayo de 1924. Recién instaurado, como quien dice, el Directorio Militar del general Miguel Primo de Rivera. Y fue tan sonado por la participación, entre otros, de los que por entonces se llamaban “señoritos” y por la brutalidad del crimen cometido, que dejó dos asesinados. Amén del suicidio y las sumarísimas ejecuciones posteriores.

El primer instigador de tan tremendo suceso fue José María Sánchez Navarrete, hijo de un teniente coronel de la Guardia Civil, que en aquellos momentos carecía de oficio reconocido y se dedicaba a la vida nocturna. Contrajo a consecuencia de ello fuertes deudas de juego. A José María, que había conocido tomando una copa al cubano José Donday, y con quien comenzó un romance, se le ocurrió la peregrina idea de dar un golpe fácil y sencillo en el tren correo de Andalucía, para conseguir dinero fácil y en abundancia, el que acabaría con sus problemas. Los suyos y los de Donday, otro cachorro de familia acomodada, si bien no en demasía. Ambos podían pasar perfectamente por señoritos, según la jerga de la época. Sánchez Navarrete hablaba de un botín de un millón de pesetas de las de entonces. Pero ni él ni Donday eran hombres de acción. Necesitaban reclutar a alguien más “echao p’alante”. El instigador contactó así con el dueño de una fonda de la calle Infantas, Honorio Sánchez Molina, que también andaba el hombre con problemas derivados de los naipes y las correrías nocturnas. Una vez puesto al día del plan, Honorio no se atrevió tampoco a ir solo en compañía de dos señoritos de los que sospechaba eran homosexuales y amantes, y a quienes veía ciertamente frágiles. Por ello, como el asunto le atraía, seguramente por su propia desesperación, llamó a un amigo suyo, que se movía bien en los bajos fondos, Antonio Teruel, con sus propios y serios problemas económicos, acrecentados por no poder proporcionar a su mujer, a la que quería con locura, la vida que ella merecía. La banda ya estaba compuesta de cuatro integrantes, pero el tal Teruel, que por entonces confeccionaba jaulas para pájaros, no quiso ir tampoco sólo a la aventura con dos señoritos de dudosa moral y un compinche, Honorio, del que tampoco se fiaba demasiado, y al que consideraba un blando, como así se demostró. Así que se trajo a otro facineroso, Francisco Piqueras, alias Paco el Fonda, individuo muy poco recomendable, pero que también andaba metido en deudas.

Asalto al tren correo de Andalucia-4 Asalto al tren correo de Andalucia-4
Reunidos los cinco delincuentes, presuntos unos, de hecho otros, José María Sánchez, promotor y cabeza pensante del asunto, expuso su plan definitivo, que creía sencillo de planear y más fácil de ejecutar. Pero, para asegurar aún más el éxito del mismo, embaucó y embarcó en el tinglado a un empleado de correos del Expreso, un hombre de gran corpulencia llamado Ángel Ors, a quien conocía de los tiempos en que el propio Sánchez trabajaba en el ferrocarril y con quien mantenía excelentes relaciones. Honorio excusó con argumentos relacionados con su negocio, su presencia en el asalto, y esperaría en Madrid a que el resto de la banda llevase a buen término el plan de Sánchez Navarrete. Por fin, con la ayuda de Ors, subirían al tren el propio Navarrete, que actuaría en complicidad con el ambulante de correos de esa noche, el propio Ors, junto con los otros dos maleantes de verdad, Antonio Teruel y Paco el Fonda. José Donday, a quien los otros miembros de la cuadrilla apodaban el Pildorita, por su afición a los fármacos y las drogas, fue encargado de hacerse con un vino narcotizado con el que dormir a los dos empleados del correo: al cómplice Ors y al compañero que le tocó en suerte (muy mala, pésima, por cierto) esa noche, un tal Santos Lozano. Además, Donday debía preparar la huida después del golpe. Ya estaba todo listo, entonces…

Pero las cosas no salieron como debían. Con el dinero que necesitaba Donday para comprar el narcótico, se fue a jugar la tarde antes de ponerse en marcha, y lo perdió todo por su mala cabeza de ludópata consumado y redomado. Así que, con más miedo que vergüenza, entregó a los participantes directos en el atraco un coñac mondo y lirondo. Otras fuentes hablan de vino. En todo caso, una botella de líquido espirituoso de cierta graduación alcohólica.

Llegaron los tres compinches al tren expreso de Andalucía en la estación de Aranjuez, adonde habían llegado en otro tren desde Madrid. Era viernes de dolores, el 11 de abril de 1924. Llamaron a la puerta del vagón correo, que estaba estropeada, por lo que Ors, les abrió directamente la ventana para que entrasen por ella. A todo esto, Donday se había desplazado hasta Alcázar de San Juan en un taxi con chófer, y les esperaba cenando.

Dentro del vagón, José María saludó a los dos empleados de correos a los que conocía, presentando como amigos suyos a Teruel y al Fonda. Sánchez Navarrete se puso a charlar amistosamente con Ors, y les ofreció unas copichuelas del brebaje suministrado por el Pildorita tanto a Ors como a Lozano, con la esperanza de que inmediatamente se quedasen dormidos y poder actuar con tranquilidad. El caso es que no se dormían ni a tiros, pues debieron tomar una copa solamente, y que además carecía del narcótico correspondiente. Teruel y el Fonda, como peligrosos maleantes que eran, comenzaron a ponerse muy nerviosos y la emprendieron a golpes con los empleados con una enorme tenaza, antes los sorprendidos ojos de Navarrete. A Lozano le despacharon en breve, pero Ors era un hombre muy fuerte y se enfrentó a los atracadores, no ya en defensa del dinero y las joyas que llevaba el vagón, sino para defender su propia vida. Por muchos golpes de tenaza que le propinó Teruel en la cabeza, no caía. Finalmente el propio Teruel le descerrajó un tiro en el pecho y otro en la mandíbula que mandaron al pobre Ors al otro barrio. Una vez muertos los dos empleados de correos, los facinerosos se pusieron manos a la obra y a abrir las sacas, con tan mala suerte que después de haber cometido tan horrendo crimen, el botín conseguido era más bien exiguo. Como quiera que Sánchez Navarrete pidiera explicaciones a sus dos compinches sobre tan violenta y desorbitada actuación, éstos le soltaron a bocajarro que no podían dejar con vida ningún testigo de su enorme fechoría.

Abandonaron el tren al llegar a la Estación de Alcázar de San Juan, donde les esperaba el Pildorita con su taxi alquilado. Segundo error de Donday. No pusieron muy buena cara al ver al chófer, pues sin duda podría ser un testigo molesto. Afortunadamente para el pobre hombre no le tocaron un pelo, aunque éste empezó a sospechar. Aún así, al ser de noche no les vio la cara, emprendiendo el viaje de vuelta a Madrid. Posiblemente la circunstancia de nocturnidad y oscuridad, le salvó la vida al conductor.

El Expreso de Andalucía continuó su camino con su siniestra carga. En la siguiente estación, el empleado de Correos que debía recibir las sacas se extrañó que no hubiese luz. Llamó a la puerta del vagón y, al no obtener respuesta, avisó a la estación de Córdoba, donde se descubrieron los dos fiambres. Las autoridades competentes fueron extremadamente veloces en acometer las investigaciones, puesto que ya en la madrugada del 12 de abril, al poco de haber vuelto los delincuentes a Madrid, la policía madrileña estaba al tanto del horrible suceso y comenzaba sus pesquisas.´

Los componentes de la banda, bastante chapuceros cono vemos, continuaron su reguero de huellas. Fueron vistos por un churrero y un par de serenos, que sospecharon de tan extraño grupito. No era para menos: dos aparentes señoritingos y dos miembros del lumpen en teórica amigable compañía. La policía se presentó en el domicilio de Antonio Teruel, donde los asesinos habían repartido a partes iguales el miserable botín que tanta sangre había costado. Y que aún costaría más. La policía detuvo a la pobre mujer de Antonio, que nada sabía, y éste, escondido en las buhardillas del edificio, se vio tan acorralado y tan desesperado que se metió un tiro en la sien, después de haber escrito una carta a su mujer, contándole el pastel. La policía descubrió parte del botín en casa de Teruel y lo demás, ya fue coser y cantar. A Sánchez Navarrete lo detuvieron en su propio domicilio, delante de las narices de su madre y de su padre, el teniente coronel de la Guardia Civil, quien, avergonzado, no daba crédito a la que había armado su hijo. Paco el Fonda, que ya tenía sus propias cuitas con la justicia, fue apresado en un tren en el que viajaba a Portugal. Y Honorio Sánchez, que no había participado en el asalto, fue detenido en una finca de su familia en Ciudad Real, donde se hallaba escondido. Pildorita salió por patas del país, llegó a París, y se entregó en la embajada española. Desde allí, se le trajo de vuelta a España para ser juzgado por el tremendo crimen en el que no había participado directamente, aunque sí como cómplice.

El gobierno del dictador Primo de Rivera, deseoso de mantener a toda costa el orden en el país (que para eso se había dado un golpe de estado meses antes) no se anduvo con chiquitas y los cuatro supervivientes de la banda fueron juzgados en consejo de guerra sumarísimo el 7 de mayo, pocas semanas después de los hechos. Como resultado de las acusaciones de robo consumado y doble homicidio, tres condenas a muerte: para José María Sánchez Navarrete, para Honorio Sánchez Molina, y para Paco el Fonda. Durante la vista, todos echaron la culpa de lo sucedido al suicidado Antonio Teruel, pero no sirvió de nada. José Donday salió bastante bien parado: 20 años de prisión. Si bien es cierto que Sánchez Molina no había participado directamente en el crimen, fue acusado por el fiscal de instigador del mismo, cuando en realidad había sido Sánchez Navarrete.  

Los condenados fueron ejecutados, con ese vetusto sistema de matar tan castizo y tan español, el garrote vil. Solamente el Fonda mantuvo dignidad ante la proximidad de la muerte.
Asalto al tren correo de Andalucia-2 Asalto al tren correo de Andalucia-2


domingo, 10 de diciembre de 2017

Historias en 30 metros de una vía en miniatura


Historias en 30 metros de una vía en miniatura

La agrupación Sherry de Modelismo Ferroviario, compuesta por cuatro amantes del ferrocarril, organiza su única exhibición de maqueta modular de trenes de este año en Guadalcacín.


Trozos de camisa a modo de toallas sobre la arena, una familia tomando el sol junto a sus pequeños, dos amigos pescando en el río hecho de cristal y por la playa de Cortadura pasea 'El Lolo' con su novia, con la intención de llevársela a la zona nudista. "Y como es un listo, ha aparcado en doble fila y los guardia civiles le están multado". Así narra Pedro Martín una historieta totalmente inventada de unos personajes que viven en una maqueta en miniatura. "Todo tiene un por qué, hay una historia dentro de las maquetas", dice mientras señala el antiguo Polígono de Tiro Naval Janer, ahora convertido en la unidad canina de policía, donde se encuentran pequeñas figuras de agentes acompañados de un pastor alemán.
En la próxima exhibición de maqueta modular de trenes en miniatura que llevará a cabo la agrupación Sherry de Modelismo Ferroviario (de carácter provincial) en Guadalcacín del 11 al 18 de diciembre, compondrán un total de 30 metros de escenario creado desde cero, por solo cuatro personas. Se trata de un trabajo meticuloso, artesanal y muy laborioso. La base, un módulo estandarizado que utilizan en todo el mundo, para que así, concuerden todas las maquetas en miniatura de la escala N 1/160 para ensamblarlas unas con las otras. Esa es la idea de este pequeño grupo de amantes del ferrocarril y de las maquetas en miniatura, ya que unen paisajes áridos de la provincia gaditana con tramos de vía repletos de bosque suizo. 
Antonio José Torres fue quien creó la agrupación en 2005. Natural de El Puerto, de 61 años y bancario de profesión, cuenta que comenzó a dar sus primeros pasos en este mundillo cuando sufrió un ictus. "En el periodo que estuve de baja, que fueron unos seis meses, empecé a contactar con aficionados por internet, y me llamó un hombre que me ofreció algunos módulos y materiales". Pero le tiene cariño a los trenes desde que tenía 14 años. "Recuerdo que iba solo a Cádiz en el tren o en el vapor, los fines de semana, a ver a mi abuela. ¿Qué por qué los trenes? Es el tren, las paradas, los vehículos, las vías, el protocolo… Es todo", expresa. Ya en 2006, Antonio José acudió al encuentro de maquetas en miniatura que hubo ese año en Badajoz, donde conoció a un señor jerezano que le habló de la asociación Amigos del Ferrocarril de Jerez. El portuense se interesó por esta y fue entonces cuando conoció a Pedro Martín, madrileño que reside en Jerez desde 1981, que ha trabajado en bodega y como abogado y que comparte su misma afición. 

Claudia González Romero
Antonio José Torres (arriba) y Pedro Martín posando durante la entrevista en el taller junto a uno de sus módulos.
Ambos se pusieron manos a la obra y comienzan a crear módulos en un pequeño taller que tiene Antonio José en El Puerto a principios de verano en 2008. "Compré este espacio para trabajar, pero al final se convirtió en placer", comparte. Más tarde, hace cuestión de dos años, se incorporaron Yeray García, el más joven de la asociación con 24 años de edad, y Pilar Santos, isleña de 63 años, funcionaria de la Policía y quizá una de las pocas mujeres, "por no decir la única", en participar en las maquetas en miniaturas de trenes. "Tiene un conjunto modular y varios módulos, ambos premiados", sonríe Pedro. 
Como es habitual, este grupo de modelismo ferroviario colocará escenarios realistas e imaginados: desde la representación de un pueblo de Castilla de los años 60 con un cargadero de ganado, un castillo y un silo para guardar el cereal, hasta el Hotel Guillermo de Suiza con la vaca de chocolate Milka caminando por el monte. Más fiel al paisaje de la provincia, también han recreado en miniatura las marismas de San Fernando imitadas con resinas, unas ruinas que aparecieron en Puerto Real o las salinas de la localidad, el estero y diferentes zonas de Cádiz capital. Se trata de una manera interesante, divertida y muy instructiva de explicar la historia y el patrimonio natural de la provincia, aunque la muestra también lleve a otros parajes internacionales como es el desierto de Arabia o las vías suizas, paisajes normalmente representados por Pedro, quien adelanta que ahora está trabajando en un módulo más local, con una ladera de viñedos. 
Ambos cuentan que la exhibición tiene que estar constantemente controlada por ellos, ya que durante la exposición circulan varios trenes guiados por los semáforos en miniatura porque los "semáforos lucen y gobiernan el paso de los trenes". Debajo de cada módulo hay un circuito eléctrico repleto de cables de todos los colores. "Este —señala a Antonio José— es más de electrónica, yo me dedico más a decorar", rie Pedro. Por ello, las maquetas representan al 100% la realidad, pero a una escala menor. Nada pasa desapercibido en el mini mundo ferroviario de este grupo de amigos.
"Hoy cuando los niños entre 6 y 12 años ven las maquetas la pregunta predominante es ¿cuánto cuesta?"
Suelen tardar una media de seis meses por módulos y en estos once años han participado en más de 34 exposiciones nacionales. "Los niños alucinan, pero son muy distintos a como nosotros éramos de niños", expresa Pedro con el ceño fruncido. "Hoy cuando los niños entre 6 y 12 años ven las maquetas la pregunta predominante es ¿cuánto cuesta?", lamenta. Ya que el objetivo de la exposición es mostrar la cultura ferroviaria, la historia del tren y sus ramificaciones sociales, culturales e históricas.

TODAS LAS ESTACIONES DE TREN DE LA PROVINCIA DE CADIZ

TODAS LAS ESTACIONES DE TREN DE LA PROVINCIA DE CADIZ
JEREZ DE LA FRONTERA (ESTACION)

LA PARRA (APEADERO)

LA PARRA (APEADERO)
.

EL CUERVO (ESTACION)

EL CUERVO (ESTACION)

EL PORTAL (ESTACION)

EL PORTAL (ESTACION)
.

EL PUERTO DE SANTA MARIA (ESTACION)

EL PUERTO DE SANTA MARIA (ESTACION)
LINEA INTERIOR Y LINEA COSTA

APEADERO DEL AGUILA

APEADERO DEL AGUILA
.

APEADERO DE LA BALLENA

APEADERO DE LA BALLENA
.

ROTA(ESTACION)

ROTA(ESTACION)

CHIPIONA (ESTACION)

CHIPIONA (ESTACION)

APEADERO DE LA JARA (SANLUCAR DE BARRAMEDA)

APEADERO DE LA JARA (SANLUCAR DE BARRAMEDA)
.

ALCUBILLA (jerez)

ALCUBILLA (jerez)

LAS TABLAS (APEADERO)

LAS TABLAS (APEADERO)
.

BARRIO ALTO(estacion)

BARRIO ALTO(estacion)
.

BONANZA (ESTACION)

BONANZA (ESTACION)

SANLUCAR DE BARRAMEDA (ESTACION PLAYA)

SANLUCAR DE BARRAMEDA (ESTACION PLAYA)

PUERTO REAL (ESTACION)

PUERTO REAL (ESTACION)

SAN FERNANDO (ESTACION)

SAN FERNANDO (ESTACION)

CADIZ (ANTIGUA ESTACION)

CADIZ (ANTIGUA ESTACION)

JEDULA (ESTACION)......

JEDULA  (ESTACION)......
DESDE JEREZ EL TREN DE LA SIERRA

ARCOS (ESTACION)

ARCOS (ESTACION)
.

VILLAMARTIN (ESTACION)

VILLAMARTIN (ESTACION)
.

ZAFRAMAGON (ESTACION)

ZAFRAMAGON (ESTACION)

NAVALAGRULLA (ESTACION)

NAVALAGRULLA (ESTACION)
.

CORIPE (ESTACION)

CORIPE (ESTACION)
.

OLVERA (ESTACION)

OLVERA (ESTACION)
.

PUERTO SERRANO (ESTACION)

PUERTO SERRANO (ESTACION)

ALGECIRAS (ESTACION)

ALGECIRAS (ESTACION)
.

LOS BARRIOS (ESTACION)

LOS BARRIOS (ESTACION)
.

SANROQUE-LA LINEA(ESTACION)

SANROQUE-LA LINEA(ESTACION)

JIMENA DE LA FRONTERA (ESTACION)

JIMENA DE LA FRONTERA (ESTACION)
.

ALMORAIMA (ESTACION)

ALMORAIMA (ESTACION)
.

SAN PABLO (APEADERO)

SAN PABLO (APEADERO)
.

FOTO MES DE DICIEMBRE 2011

FOTO MES DE DICIEMBRE 2011
VIAJE A VAPOR SEVILLA - JEREZ

FOTO MES DE NOVIEMBRE 2011

FOTO MES DE NOVIEMBRE 2011
TARIFA DE LOS MOZOS DE CARGAS

FOTO MES DE OCTUBRE 2011

FOTO MES DE OCTUBRE 2011
DRESINA EN JEREZ AVERIAS ELECTRICAS

FOTO MES DE SEPTIEMBRE2011

FOTO MES DE SEPTIEMBRE2011
VIGILANCIA DEL TREN 1900

FOTO MES DE AGOSTO 2012

FOTO MES DE AGOSTO 2012
el bar pequeñito de fernando junto a la estación

FOTO MES DE JUNIO 2012

FOTO MES DE JUNIO 2012
Postal coloreada

FOTO MES DE MAYO 2012

FOTO MES DE MAYO 2012
MUJER GUARDA BARRERAS

FOTO MES DE ABRIL 2012

FOTO MES DE ABRIL 2012
ESTACIÓN DE JEREZ AÑOS 70

FOTO MES MARZO 2012

FOTO MES MARZO 2012
ESTACIÓN DE CADIZ

FOTO MES DE FEBRERO 2012

FOTO MES DE FEBRERO 2012

FOTO DEL MES DE ENERO 2012

FOTO DEL MES DE ENERO 2012
CALLE ZARAGOZA